sábado, 31 de diciembre de 2016

FUEGO, UN LUCHADOR LLAMATIVO.

Julio César SÁNCHEZ GARCÍA
A  45 minutos de la ciudad de Oaxaca de Juárez, se encuentra la población de San Andrés Zautla, Etla,  un poblado en el que aún se respira el olor a campo y el saludo sincero de su gente, pero sobre todo, en el que tiene su hogar uno de los luchadores oaxaqueños que ha viajado por cinco veces consecutivas a Japón,  para representar a nuestro estado y al país, “Fuego”.
En su hogar, ubicado a unas cuantas cuadras del centro de la población se percibe el ambiente navideño y de alegría, por estar él con su familia, ya que después de mucho tiempo puede darse esos pequeños lujos, de estar en estas fiestas junto con quienes lo han motivado en cada una de sus decisiones.
Fue precisamente en el mes de diciembre de 1999, cuando este joven salió  de su población con un maleta llena de ilusiones y sueños por cumplir, “me fui al Distrito Federal, hoy Ciudad de México con la ilusión de estudiar educación física, pero, pues no quedé, la situación estuvo muy crítica, tal vez por ser de provincia, entonces, opté por quedarme a trabajar”.
Sin embargo, siempre tuvo la intención de salir del anonimato, ser un personaje que saliera en televisión, ser conocido y a quien le pidieran autógrafos, vivir la vida de un famoso, “entonces, le busqué en el futbol y no se me dio, porque es muy competido ese deporte, y luego sin nadie que me orientara y apoyara, estaba más difícil”.
Por lo que al recordar que desde pequeño le había gustado la lucha libre al verla por televisión, le agradó la idea y le llamó la atención las luces, reflectores, capas, máscaras, vestuarios, “en esa época estaba de moda “El Misterioso”, “Volador”, los cuales fueron los luchadores que me llamaron la atención y opté por ese deporte, por lo que empecé a entrenar por el Barrio de la Merced, en el Gimnasio Latinoamericano, hoy Gimnasio Concreto”.
Fue de esa manera que el sueño empezó a tomar forma, siguiendo al pie de la letra las enseñanzas de quien fue su maestro “Charrito de Oro” ya que se acopló al horario que tenía que era de 18:00 a 20:00 horas.
Llegó el momento de su prueba de fuego que se realizó en Puebla, en el Auditorio Tamayo, esto, en el 2004, empezando de independiente enfrentando a “Colt” que luchaba con otro compañero como “Los Cholos” y él subió como “Flash”, haciendo pareja con “Spider Man”, con quien hacía tercia junto con “Batman”, que era manejada por promociones “Reyes” de Ricardo Reyes.
De ahí, empezó a tener contacto con los luchadores de la empresa del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), donde posteriormente tuvo la oportunidad de ser parte de la misma.
“Anduve en un tiempo de independiente buscándole y recuerdo que el paisano de la Mixteca, “Doctor Cerebro”, me decía que tenía talento, por lo que me motivaba para irme a la empresa del CMLL a probar suerte, porque después iba a pasar mi tiempo y ya cuando quisiera ya no sería posible”, mencionó.
Por lo que siguió su consejo  y en el 2006 se puso en las manos de Tony Salazar, “pagué mi inscripción y empecé a entrenar con él, en ese entonces en la Arena Coliseo se hacían luchas de regalo, por lo que me empezó a dar esas oportunidades y fue ahí donde se fijaron en mí y donde comencé a entrarle más de lleno a las filas del CMLL”.
Por lo que, a partir del 2006 incursionó en la empresa; haciendo un viaje a España con el personaje de “Flash” en el 2008, presentándose en las arenas de Madrid, Alicante, Santander, Marbella, en una gira que hizo la cantante y actriz Dulce, “ella tenía a la gente y los promotores que querían que llevarán la lucha libre a la madre patria y en esas fechas pisé por primera vez Europa”.
Sin embargo, por un problema con Marvell que es el propietario del personaje de “Flash”, le enviaron un oficio a la empresa donde le decían que no podía hacer uso del mismo, al tener el derecho de autor, por lo que decidieron darle un cambio para evitarse problemas.
“En 2010 es donde surge el personaje “Fuego”, el cual es propiedad de la empresa, al cual con el paso del tiempo le he ido haciendo cambios en cuestión de la presentación, música; por el 2013 salió el torneo “En busca de un ídolo” donde participamos varios luchadores de la empresa y donde nos dieron carta abierta para cambiar el equipo y es donde nace la idea de usar la chamarra con barbas, la texana y al gustarme la música grupera se me ocurre ocupar el tema “El coco no”, dijo.
Indicó que él sintió que ese fue su empuje a salir del anonimato y que “Fuego” fuera más conocido, con agilidad, destreza y talento arriba del cuadrilátero, “lo que hago en mi presentación es un complemento de mi estilo, la picardía, el carisma que uno le pone a la lucha libre, ya que tanto el público y los compañeros saben quién soy, que no estoy hecho al vapor, que no nada más es el bailable, creo que he tenido buenos profesores”.
Para “Fuego” llegar al lugar donde se encuentra no ha sido nada fácil, ya que durante mucho tiempo estuvo picando piedra como independiente, siempre buscando un estilo que lo ha identificado, ya que causa en el público la emoción que lo hace diferente a los demás gladiadores.
Aseguró, “cuando me tocan luchas de compromiso demuestro la capacidad que tengo, prueba de ello, es que del 22 de octubre al seis de noviembre realicé una gira con la empresa New Japan en este año que se va, fue por segunda ocasión, porque en enero fui a la Fantasticamanía”.
En esta segunda ocasión se presentó en diez luchas, haciendo pareja con Tabuchi, en un torneo que se realizó en el lejano Oriente, donde ambos llegaron a la semifinal, “aparte fueron Ángel de Oro y Titán a los cuales los eliminaron luego en la primera ronda y a nosotros nos eliminaron Roque Romero y Trend Barreta”.
Con estas, ya son cinco ocasiones en las que realiza giras para New Japan, “esto no es casualidad, sino una realidad los viajes, ya que tanto el personaje como el baile le han gustado a la gente, está contento con el trabajo que uno desempeña, prueba de ello es que sigo viajando para allá, representando a la mejor lucha del mundo”.













viernes, 30 de diciembre de 2016

LA GALERÍA

Julio César SÁNCHEZ GARCÍA
El pasado 28 de diciembre, los habitantes de La Ciénega, Zimatlán, fueron testigos de la calidad de algunos de los luchadores oaxaqueños que vienen escalando hacia el éxito, donde tanto hombres como mujeres, se entregan al gimnasio, para dar como resultado un buen evento luchistico, despidiéndose de esa manera del año 2016.


























jueves, 29 de diciembre de 2016

EN LA CIÉNEGA, ZIMATLÁN, DISFRUTARON DE UN GRAN CARTEL DE LUCHA LIBRE

Julio César SÁNCHEZ GARCÍA
Con gladiadores de experiencia, constancia y profesionalismo  se realizó el pasado 28 de diciembre en la Ciénega, Zimatlán, un cartel de lucha libre, donde los que tuvieron la oportunidad de disfrutar cada uno de los encuentros, se fueron con un buen sabor  de boca, esto, gracias a la entrega de cada uno de los luchadores,
En la lucha estrella se presentó uno de los luchadores consentidos de los pequeños, La Parkita y Príncipe Dragón, quienes gracias al apoyo del respetable lograron derrotar a los tremendos rudos, Espectrito y  Mexican Boy, ya que Zombie Junior, sufrió una lesión en un encuentro donde se presentó  En la semifinal se disfrutó de las llaves y contra llaves que aplicadas por los rudos, Caballero de la Muerte Junior,  Arkanos y Thanatos,  derrotaron  al campeón de peso  welter, el exótico Rasputín, quien estuvo acompañado de Leopardo I y Leopardo II, y que al sufrir uno de ellos una lesión en el tobillo de la pierna izquierda, fue sustituido por Lalo El Loco.
En parejas mixtas,  Soñadora y Lalo El Loco se impusieron ante el rockero Black Sabbath y Diosa Kimera, quienes sintieron no lo duro sino lo tupido de esta pareja técnica, la cual hizo vibrar de emoción al público asistente,
En la primera lucha se presentó  Templario acompañado de Caballero de la Muerte, quienes prácticamente trapearon el ring con sus oponentes Súper Yarda I y Super Yarda II, llevándose la victoria al ganar la segunda y tercera caída.
El referí de estos encuentros fue Chilango García, y  Manuel León Hernández, fue el encargado de llevar la crónica deportiva de este evento, que fue un éxito.