martes, 4 de octubre de 2016

Damas en la lucha libre

Lady Cisneros, con sueños y metas para hacer realidad.
Julio César SÁNCHEZ GARCÍA
Proveniente de una de las dinastías de más abolengo de la lucha libre oaxaqueña, Lady Cisneros se viene abriendo camino para demostrar la sangre luchística que corre por sus venas, al ser una de las herederas de este apellido conocido y respetado por la afición oaxaqueña. Su abuelo fue ni más ni menos que Pepe Cisneros, un rudo que dejó escuela en la lucha libre oaxaqueña, siendo su señor padre Fito Cisneros. Este sueño, ahora convertido en realidad, lo inició cuando empezó a ver en la televisión las funciones de lucha libre que se transmitían, “mi papá se retiró cuando nací, y un día un señor se presentó a buscarlo y le preguntó porque no volvía a luchar, de ahí me quede con esa idea y le pedí que me llevara a conocer el ambiente de la lucha libre”.

 Fue en ese momento, al ver los entrenamientos, cuando le surgió la idea de ser parte de la familia luchística, por lo que le pidió permiso a su padre para entrenar , siendo sus primeros maestros Rasputín y Súper Águila, en lo que fue la Arena Ray Alcántara. En un principio empezó a luchar con el nombre de la Niña Maravilla, “esto, debido a mi flexibilidad y que en aquel tiempo mi instructor Rasputín me dijo que me parecía a la Mujer Maravilla, por lo que a partir de eso el señor Francisco Pérez Antonio o don Frank, como se le conoce en el ambiente luchístico, le dijo a mi papá que ya podía subir como mascota, surgiendo de ese modo el que fue su primer nombre”.

 En la actualidad, son muy pocas las luchadoras que existen en la ciudad de Oaxaca, ya que se encuentra ella, Cobra Negra, Soñadora, Sirenita, Tormenta y Quimera quienes se han tenido que enfrentar a personas machistas que las descalifican por dedicarse a esta actividad, la cual ven como si fuera otro deporte cualquiera, aceptando sus riesgos y peligros. “Somos luchadoras tanto en el ambiente luchístico como social las mujeres y tenemos que dar base a ello, demostrando que no somos el sexo débil como muchos piensan, sino que podemos hacer muchas cosas que anteriormente se pensaba que era propio de los hombres”, dijo. Dentro de las rivales más fuertes a las que se ha enfrentado han sido precisamente Cobra Negra y Tormenta, sin embargo, viene con todo para demostrar a cada una de sus rivales, lo valiosa que puede ser, ya que procede de una buena escuela que es la de Relámpago Gómez junior. 

Los sueños de esta luchadora ya con seis años de dedicarse a la lucha libre es ser una profesional reconocida, “esforzarme más que nada por darle el honor que merece mi abuelo Pepe Cisneros, y ser un ejemplo a seguir”. Para su equipo ella pone su estilo y se apoya por las ideas que le da su padre para el diseño del mismo, por lo que se espera que próximamente estrene una imagen nueva, la cual la presentará donde la inviten a participar. Indicó que para ser parte de una arena deben de tener cierta trayectoria, “siento que apenas estoy empezando, en la lucha libre nunca dejas de aprender, entonces, para mí sería un honor presentarme tanto en la Arena San Francisco como en la Pepe Cisneros, pero aún no, porque me falta perfeccionarme, apenas estoy aprendiendo lucha olímpica, la libre me le está enseñando el Increíble”.
 





No hay comentarios:

Publicar un comentario