martes, 18 de octubre de 2016

Leobardo Magadán Cerna.

Lo que le falta a los luchadores oaxaqueños es creer en ellos: Magadán Cerda.
Julio César SÁNCHEZ GARCÍA
Para uno los cronistas más importantes de la lucha libre, Leobardo Magadán Cerda, lo que les hace falta a los luchadores oaxaqueños, es creer en ellos, ya que han demostrado tanto dentro como fuera del estado el talento y calidad luchística que tienen.
Destacó que “la mayoría de los luchadores oaxaqueños son muy talentosos, tienen porte para figurar entre las máximas figuras del pancracio nacional”.
Dijo que Oaxaca es una de las plazas de mayor trascendencia de la República Mexicana, “ya que cuenta con uno de los mejores públicos, que es fiel, agradecido, que sobre todo, gusta de la buena lucha libre”.
Recordó que desde hace aproximadamente 20 años se encuentra en el mundo del pancracio, donde alimenta cada una de sus crónicas con frases  populares, esto por la lectura constante que tiene de diversos autores, es que saca a flote un trabajo profesional de este apasionante deporte.
Esta fue la cuarta ocasión en que Magadán Cerda, se presentó en la Arena Pepe Cisneros, el cronista de Siete Suelas, rudo de primera, para darle la chispa al encuentro que sostuvieron los gladiadores que fueron programados en una cartelera que quedará registrada para la historia, ya que hizo su presentación formal en el estado, el continuador de la leyenda del ídolo de las multitudes, El Santo, Santo Junior, quien junto con su padre, Hijo del Santo se enfrentaron a Hijo del Doctor Wagner, Silver King y Tony Cisneros.
Unos de sus luchadores favoritos es Atlantis, el ídolo de los niños, así como Octagón y Último Guerrero, “me gustan los luchadores que son muy entregados, que viven con pasión cada uno de sus lances, de sus llaves, en este deporte de alto riesgo, donde no piensan el volar, simplemente lo hacen”.

“La crónica deportiva para mí ha sido mi vida, por lo que doy siempre todo, el 100 %, mi entrega a cada uno de los lances, de las narraciones y bueno, espero que les guste”, concluyó.




No hay comentarios:

Publicar un comentario