martes, 11 de octubre de 2016

LEYENDAS DE LA LUCHA LIBRE OAXAQUEÑA


Waihuca, una sensible pérdida del pancracio local
Julio César SÁNCHEZ GARCÍA
La tarde del lunes 8 de agosto del presente año, la familia luchistica le dio el último adiós a  Vicente Ángel Francisco Vicente, mejor conocido en el mundo de la lucha libre como “Waihuca”, quien falleció  víctima de cáncer, el cual fue uno de los luchadores que siempre busco destacar junto con sus compañeros en cada una de las arenas en que se presentaba, lo cual fue una gran pérdida para el pancracio local.
Al templo de Santo Tomás Xochimilco llegaron familiares y amigos de quien de manera cariñosa se le conocía como “El Primo”, y quien siguió su pasión por la lucha libre como referí en la Arena San Francisco, así como estuvo entrenando a nuevos prospectos en el gimnasio municipal.
En la última entrevista que se le hizo a este gladiador, con más de 42 años en el mundo del espectáculo de la lucha libre, de ellos, 37 luchando de manera profesional, demostró lo aprendido con cada uno de sus maestros.
Como la mayoría de los luchadores de antaño, inició su carrera luchistica en los diferentes barrios de la ciudad, ya que antes eran muy escasas las arenas, así como hoy en día, “comencé como profesional fue en la Arena Oaxaca, la cual se ubicaba en La Casa de los Deportes, pero donde  destacamos la mayoría de los luchadores, fue en la Arena San Francisco”.
A lo largo de su carrera tuvo dos parejas,  “El Renegado”, “porque nos exigieron en un tiempo luchas de parejas y yo no la tenía, por lo que jale a mi compañero, después, como él subía con su nombre y la Comisión de Box y Lucha no lo dejaba subir como mi pareja, pues conseguí otra pareja, el cual si fue de los que se  quedaron y era el Waihuca Segundo, quien también subía con otro nombre, pero lo dejó”.
Respecto a su personaje, recordó “antes había revistas como; Batú, Kalimán, y en una de ellas salían varias tribus que  eran los watusis, jibaros, waihucas, y de ahí surgió, porque ya había un Jíbaro, Watusi no me gustó y dije me pongo Waihuca y así es como surgió mi nombre, la verdad no sé si tenga otro significado, pero yo de ahí lo tomé y así se quedó y es el único con el que he andado subiendo”.
Con ese nombre, tanto él como su pareja, hicieron historia en el pancracio oaxaqueño, “tuvimos un lugar aquí en la lucha libre de Oaxaca, donde  nuestros rivales eran los Ultratumba, Los Fantasmas, venían chavos de la Ciudad de México que apenas estaban comenzando también y nos enfrentaban  con ellos, no llegué a subir con grandes estrellas de antes, pero sí con los de diferentes estados, que querían destacar y aquí se formaban”.
El Waihuca subió varias veces a enfrentar a “Los Zorros” Pepe y Rigo Cisneros, “Los Misioneros de la Muerte”, “estaba un señor que se llamaba “El Vértigo” que en ese tiempo subió como “Cruz Diablo”, eran varios que paulatinamente se fueron  perdiendo, unos  se fueron, otros ya no los volvimos a ver, después surgieron los juniors como “Los Zorros”, quienes tuvieron mucha rivalidad con “Los Zombies”.
Junto con su pareja destaparon a “Los Murciégalos Rojos” y otra pareja; en cuanto a cabelleras fueron la de los “Zombies” y otras dos más, así como él obtuvo el  campeonato de peso ligero y el de parejas, e infinidad de trofeos, bandas, con los cuales premiaban en los barrios después de cada lucha, “en esa época todos apreciábamos estos últimos, por el cariño que nos era entregado por parte de las madrinas de cada uno de los lugares en los que nos presentábamos”.
El 26 de junio de este mismo año, en el salón de la Confederación Nacional Campesina (CNC) se realizó se reunió lo más granado de la lucha libre, sin importar empresas, para ofrecer una lucha a beneficio de este luchador oaxaqueño, donde se contó con la presencia de familiares y amigos, y en la que le entregaron un merecido reconocimiento.
En esa memorable lucha, el luchador, en algo histórico para la lucha libre oaxaqueña, decidió despojarse de su máscara tan preciada, para dar a conocer su rostro y su identidad.
En el gimnasio municipal y en las diferentes funciones de lucha libre, se extraña la presencia de una persona que supo ganarse a sus amigos, disfrutar de la vida, y sobre todo, cuidar de su familia.




















No hay comentarios:

Publicar un comentario