jueves, 10 de noviembre de 2016

PALOMA ROUSE, UNA LUCHADORA QUE CAUTIVA

Con cuatro años dentro del deporte de la lucha libre, Paloma Rouse, continúa su paso firme hacia  una de sus metas, que es, ser parte de la constelación de la lucha libre mexicana, dejar una dinastía de luchadores, y sobre todo, que  el público reconozca su trabajo.
A lo largo  de estos años ha tenido diferentes maestros “recorrí lo que es el estado de Veracruz, de donde soy originaria, donde adquirí mis primeros conocimientos de  Demonio Rojo y Sombra Negra, ambos  de Córdova , Veracruz, Sombra Negra y en la Ciudad de México  Skyde, Apache y actualmente estoy con Arturo Beristain y Sagrado”.
Al igual que a todos los luchadores, un mal golpe, la puede poner en una situación difícil y hasta retirarla de los costalazos, por lo que diariamente se prepara en el gimnasio para evitar         lesiones, “aunque en esto no se sabe, ya que desgraciadamente se han registrado casos en que compañeros entrenando tienen lesiones e incluso se han registrado muertes, aquí no tenemos la vida comprada, pero hacemos lo que nos gusta”.
Dijo que antes de cada encuentro se prepara sicológicamente y se encomienda a Dios, “estoy muy agradecida con él, mi familia me ha inculcado eso y me preparo mentalmente en cada lucha a él para que no me pase nada tanto a mi como  a mis compañeros arriba del ring”.
Paloma Rouse es una luchadora carismática, con experiencia y sobre todo, atrevida, ya que en la primera de sus presentaciones en la Arena Pepe Cisneros  voló desde la tercera cuerda, sin embargo, en la última de sus presentaciones no pudo hacer lo mismo, ya que en aquella ocasión, días antes había tenido un accidente en motocicleta, por lo que, como toda una profesional se presentó a cumplir con el público oaxaqueño.
Para la gladiadora todas sus oponentes son rivales, “aquí en Oaxaca tengo a una chicas que se llama Tormenta, no la conocía, pero si sigue  entrenando y superándose, creo que será una buena ruda; en la Ciudad de México tengo varias, me encanta mucho luchar con las mujeres del CMLL, porque son luchadoras muy preparadas, principalmente Marcela, la cual es una de mis ídolos como una gran rival”.
Como profesional espera que al público le agrade su trabajo, hacer un gran nombre dentro de la lucha libre, así como dejar una dinastía de luchadores.
Referente a qué tan difícil es para las damas el dedicarse al pancracio, indicó que existen algunos luchadores como aficionados que son machistas, “pero creo que tuvieron más complicación las luchadoras de antaño, actualmente como que es más fácil, pero de todos modos sigue existiendo ese tipo de personas que no ven con buenos ojos la lucha libre femenil”.
Recordó que fue su abuelo quien desde que ella era pequeña, le inculcó la afición por la lucha libre, por lo que desde que tiene memoria quería dedicarse a ser luchadora, lo cual ha logrado, “ninguno de mi familia tiene que ver con éste espectáculo, solamente fueron aficionados y yo fui la única loquita que está dentro de este ambiente”.

“Espero que el público siga apoyando este bello deporte, para que no se pierda, ya que es orgullosamente mexicano, una tradición; muchos extranjeros vienen a ver lo que es la lucha libre mexicana y no es posible que ellos se enorgullezcan de nuestras raíces que nosotros mismos”, concluyó.


No hay comentarios:

Publicar un comentario