miércoles, 23 de noviembre de 2016

PEQUEÑO TONY, UN GRANDE DE LA LUCHA LIBRE OAXAQUEÑA


Julio César SÁNCHEZ GARCÍA
Aunque nunca piso una arena para demostrar su calidad, agilidad y conocimientos arriba del ring, en cada festividad, barrio, colonia, se escuchaba como lo aclaman, siempre brindando un espectáculo digno de lo que para él es lo más preciado, su público.
Manuel Martínez, mejor conocido en el ambiente luchístico como Pequeño Tony inició en este deporte en el año de 1979 a invitación de su amigo y compadre Red Power, lo llevo a entrenar al gimnasio de El Cardenal que se encontraba en la calle de Rayón, por lo que ambos fueron sus instructores.
Para el experimentado gladiador, la lucha libre no es un juego, “desgraciadamente muchos de los jóvenes luchadores, creen que es un juego y suben a eso, a jugar a la lucha libre, ojala tomen conciencia que no es así, que  es algo serio y le den el valor que tiene este deporte, porque todos los que conocí anteriormente, Richard Reyes, Cardenal, Zombie, Red Power, Batman, Pepe Cisneros, Rigo Cisneros y muchos más, eran serios para su trabajo”.
Reconoció que la lucha libre ha evolucionado mucho, “cuando era niño El Santo ya era famoso y era otro tipo de lucha, la cual paulatinamente fue evolucionando, cuando  llegue a ser gladiador ya era diferente y se fue quedando  atrás la lucha a ras de lona, en la actualidad está mucho más olvidada, cuando es muy padre, por lo que, es importante que todos los luchadores consideren que es importante aprenderla, porque por eso son criticados, ya que no tienen esos conocimientos”.
Destacó que de los luchadores que él conoció existen muy buenos, “para mi todos fueron excelentes, tuve a muchos en el gimnasio como amigos, instructores, pero al que más admiraba era a Red Power, después llegó el Conde Salazar a evolucionar la lucha, porque aunque mi compadre era bueno tanto a ras de lona como en lo aéreo, éste joven le dio un giro total y se fue más arriba todavía”.
Explicó que la razón por la que nunca estuvo presente en alguna de las arenas que han existido en la ciudad no fue porque le faltaran oportunidades de estar, “sentía que ahí lucraban con el trabajo que hacía uno, los explotaban en pocas palabras,en la Arena San Francisco iban muchos compañeros porque tenían la idea de lucir, y no era gran sueldo el que les daban”.
Insistió en que para ser un buen luchador se debe estar de manera constante en el gimnasio entrenando, “a lo mejor existan muchos compañeros que en este caso no tengan tiempo, pero sí  una esposa o mamá que  no los dejan y les dicen que para que van a que los golpeen, entonces, no los dejan entrenar como debe de ser, por lo que, ese elemento nunca va a superarse porque no va a entrenar y siempre andará abajo, porque en lugar de lucirse, será la burla de las personas, porque no hace su trabajo como debe de ser”.
En la ciudad existe mucha afición de este rudo deporte, “pero al perder la lucha libre todo lo que tenía de realidad,  los aficionados dejan de asistir a las arenas, porque ven que los muchachos van a jugar y entonces, mucha gente se aparta y se va porque ve que hacen lo mismo y anteriormente el promotor iba a visitar los pocos gimnasios que existían, para ver que muchacho estaba entrenando y así  los programaba”.
Finalmente, recomendó a sus compañeros luchadores, que le echen más ganas, que se dediquen a entrenar en los diferentes gimnasios que existen, “si quieren superarse deben de dedicarse más tiempo a aprender, y que mejor que en la lona, que dejen de jugar, porque solamente así podrán destacar cada vez más, pero sobre todo, que agarren las cosas con seriedad, o sea, el que quiera subir, que le eche ganas y el que quiera jugar que siga como está”.












1 comentario: