miércoles, 23 de noviembre de 2016

SOÑADORA, ESCALANDO EL CAMINO DEL ÉXITO


Julio César SÁNCHEZ GARCÍA
Con dos años de haber abrazado el rudo deporte de la lucha libre, motivada por su pareja Soñador, la luchadora técnica, Soñadora, está escalando el camino del éxito, gracias a que se dedica de lleno a entrenar y estar de manera constante en el gimnasio.
Pero esto no fue de la noche a la mañana ya que para subir al encordonado se preparó durante más de un año , debutando en la agencia de San Luis Beltrán, acompañada de Súper Sol, donde se enfrentó al Náhuatl y otro luchador.
Refirió que para ella ha sido difícil el dedicarse a este deporte, “me ha costado mucho esfuerzo, lágrimas, momentos en que no me sale algo y el regaño de que me tiene que salir y que tengo que echarle ganas, a veces no me he aguantado el llanto de la desesperación que me da, pero seguimos adelante”.
Aceptó que le falta bastante por aprender en una disciplina en el que siempre surgen nuevas llaves y contra llaves, evoluciones, pero está avanzando paulatinamente, con paso lento pero seguro.
Una de las cuestiones que padece tanto ella como otras luchadoras es precisamente la falta de contrincantes, “han surgido unas nuevas pero sí somos muy pocas gladiadoras, por lo que tenemos que medir fuerzas con los hombres, por lo mismo que no hay más chicas, en ocasiones nos toca con ellos, y a veces son mucho más fuerte porque no es lo mismo la fuerza de un hombre que el de una mujer”.
Tanto ella, como otras luchadoras entrenan en la lona que se encuentra en el domicilio de Pequeño Tony, “tanto él como mi esposo, Soñador, son los que nos entrenan, cuando se puede  diario y cuando no, tres veces a la semana, de dos horas y media a tres”.
La contrincante más dura que ha tenido es Cobra Negra, “ella tiene bastante lona recorrida, experiencia y ha sido la más fuerte rival que tengo a la fecha”.
Para ella, es muy emocionante que le recorra la adrenalina cuando es aclamada por parte del respetable, “es bonito que la gente te apoye porque eso demuestra que le está gustando lo que uno está presentando y que ha aprendido con esfuerzos y es padre que la gente grite tu nombre, me da mucho más ánimo”.
Dijo sentir mayor confianza cuando es programada para luchar al lado de su marido, Soñador, “me siento más segura ya que cualquier cosa él está pendiente conmigo, entonces, es menos el nerviosismo porque sé que se encuentra cerca de mí, en cambio, cuando voy sola veo como le hago, y tengo  que echarle ganas”.
Es precisamente el carisma, la entrega y espectacularidad que le imprime a cada uno de sus encuentros la pareja de  Soñadores que  se vienen ganando un lugar dentro del gusto de la gente, “hay ocasiones en las que me han comentado que les gusta cuando nos ven luchar juntos, porque  creo que les llama la atención que estamos casados, los nombres y es muy raro que  en la ciudad existan parejas como nosotros”.
Refirió que en cuestión de vuelos, el que se atreve más a realizarlos es Soñador, “él me ha enseñado algunos, me dice la manera de hacerlos y los he realizado”.
“La lucha libre es una disciplina muy bonita, pero también muy pesada,  al menos aquí con Pequeño Tony se tiene mucha disciplina, en los entrenamientos tenemos que estar bien concentrados, esto se debe tomar con seriedad, ya nos acostumbramos que es algo muy serio, no es venir a jugar y aventarme sin ton ni son, pero conforme uno va aprendiendo, buscamos saber mucho más de este fascinante mundo de la lucha libre”, comentó.

“Esperamos que los aficionados nos apoyen a los luchadores, visitando las arenas que existen en la ciudad, para que vaya resurgiendo este deporte y vayan surgiendo nuevos prospectos, porque actualmente la lucha libre está resurgiendo, porque siento que antes estaba abandonada”, concluyó.





2 comentarios: