jueves, 12 de enero de 2017

BIRDMAN, UN GLADIADOR ELEGANTE.

Julio César SÁNCHEZ GARCÍA
Fotos cortesía Birdman.
Otro de los luchadores oaxaqueños que hizo historia en el pancracio local, es Birdman, quien inició su preparación en 1975, para en 1979 empezar a escribir su propia historia, donde gracias a su entrega, dedicación y constancia en los gimnasios, logró alternar con un sin número de luchadores nacionales e internacionales.
Su inclusión en la lucha libre se debió a que desde pequeño su padre, al ser el fígaro de promociones Luna, lo llevaba a ver a los luchadores, siendo una ocasión cuando se enfrentaron los Misioneros de Oaxaca contra los Misioneros de la Muerte, Texano, Signo y Negro Navarro, donde los locales perdieron las cabelleras.
“En ese tiempo mi padre pensaba que él me había iniciado en la lucha libre, de hecho, empecé a asistir a la Arena Bomberos, donde me inspiró “El  Santo”, pero más en el maestro “Aníbal”, así como parte de su camada como “El Cobarde”, “El Rostro”, del que ya no se supo más de él ni existen fotos; “Tinieblas”, con  el que  en alguna ocasión  subió como pareja.
Su padre fue uno de los primeros estilistas de la Ciudad de Oaxaca, “en el changarro que tenía, que era un salón de belleza, ahí estaba yo y ocupaba todos los bancos, las sillas, mesas, todo lo que había ahí  para hacer ejercicio, y ahí fue que me fui incursionando al deporte, posteriormente me encontré a Julio “Relámpago” Gómez en un gimnasio y lo salude, y después me dijo que iban a iniciar un grupo de jóvenes que aprendieran la lucha”.
“En 1975 éramos como 16 jóvenes con deseos de aprender a luchar, de los cuales sólo quedamos como seis, pero eso sí, con unos dolores tremendos, casi caminaba como robot, ya que nuestros entrenamientos eran cada ocho días, porque era el tiempo que se facilitaba al profesor Relámpago Gómez, y resulta que eran muy dolorosos porque el cuerpo se enfriaba y volver a empezar a calentar”, recordó.
Y es que, él duro como dos semanas con fiebre por lo doloroso de los entrenamientos, así como severos dolores musculares.
Inició como El Supra Humano, y su pareja  Supra Humano segundo, era de la colonia Volcanes “al cabo de los años opté por tomar el nombre de Birdman y es gracias a Dios tuve éxito, así como grandes satisfacciones, porque íbamos a todos los lugares, no nos importaba que tan lejos estaban  con tal de tener el deporte y a veces  eran caminatas muy largas para llegar a la comunidad a dónde íbamos a presentarnos, son recuerdo fabulosos de los cuales queda uno satisfecho”.
“Un día me dijo mi profe “Relámpago” Gómez que todos  estaba en mí, per había algo que me hacía falta, le pregunte que era y él me contestó que no me lo iba a decir nunca, investígalo, pero tienes ángel, personalidad, todo eso, pero algo te hace falta, ahora retomando el recuerdo, las fotos y las actuaciones,  ahora digo que es increíble lo que hice, que en el momento al calor del ejercicio al furor de la gente y todo es no me percataba, de todo eso, pero ahora viendo las fotos, me sorprendo”, mencionó.
Señaló que quizá el ego no lo explotó, “me inicie en el mundo de la lucha libre en una festividad, no recuerdo exactamente donde, pero era tanta la emoción, el nerviosismo que tenía, que o atendía al contrincante o al público, porque cuando lo hacía con la gente, mi adversario me dominaba y perdía la secuencia de lo que tenía que hacer, pero aprendí  no engentarme, porque al hacerlo se absorbe toda la gente y no es uno libre, en este caso, no podía contener le emoción, pero posteriormente, el paso delas luchas, nos va embarneciendo”.
Durante su trayectoria obtuvo la máscara de “Alas de Oro”, “Los Gorilones” a los cuales destapó junto con su pareja en la Arena San Francisco, “Fantasma”,  “Los Satánicos” de Veracruz, “El Caballero Negro”, “Al Conde Salazar lo destapé cuando él venía haciendo sus pininos”.
Así como lucho al lado de “Dick Angello”, “ Fischman”,” El Márquez”, entre otros grandes de esa época.
Como anécdota recordó que cuando tenía aproximadamente 12 años de edad  fue a la Arena Oaxaca, que se encontraba en El Llano, donde actualmente sigue funcionando La Casa de los Deportes, en ella se presentaba el maestro “Aníbal”, el cual fue siempre muy especial para él, “por lo que adopté en mi equipo los colores que él utilizaba, al cual le puse de mi cosecha los dorados, plateados y el color amarillo”.
Era tanta su admiración por el personaje que hizo lo posible por estar hasta adelante, “resulta que en una de las caídas hacia fuera  del ring, me acerque para levantarlo, pero desafortunadamente no me percaté que llevaba ligas en mis  puños, por lo que cuando lo agarré por la espalda, una de ellas le agarró el vello de las axila, por lo que se levantó muy enojado y quería darme de puñetazos, peros sus contrincantes lo agarraron para protegerme, mientras me rezaba todo un rosario de groserías, cuando yo pretendía ayudarlo, nunca fue mi intención lastimarlo”.
Desde entonces se le quedó guardado su nombre y su personalidad, “un año y medio antes de que él falleciera, lo llevaron a Salina Cruz, y ahí estuve con él y aproveche para platicarle aquella anécdota y se acordó, me dijo ¡Eres tú!, le explique que no era mi intención, él me dijo que en ese momento sintió un intenso dolor y fue más fuerte que los porrazos que se estaba dando arriba del ring”.
De esa manera ha escrito su historia Birdman, quien después se dedicó a preparar a nuevos luchadores en el Gimnasio Municipal, anhelando volver una vez más a subir a demostrar lo que aún tiene, con los grandes luchadores de su época.













No hay comentarios:

Publicar un comentario