sábado, 18 de febrero de 2017

LA LUCHA LIBRE PARA MI FUE AMOR A PRIMERA VISTA: SOLAR.


Julio César SÁNCHEZ GARCÍA
Una de las leyendas de la lucha libre mexicana, reconocido por su lucha a ras de lona, con más de 41 años de luchador profesional, El Solar, la lucha libre fue amor a primera vista, por lo cual aún sigue vigente en el fantástico mundo del deporte de los costalazos, llevando a cada parte de la República Mexicana y del mundo, lo hermoso de esta disciplina.
Alumno del Murciélago Velasco, con el cual duró cuatro años aprendiendo cada uno de los secretos de lo que ha sido uno de los amores de su vida, dijo sentirse bien física y mentalmente para continuar asombrando al público de todas las edades con cada una de sus evoluciones, “en la vida todo se puede con medida, lo que es malo son los excesos, entonces, el éxito de un luchador es el gimnasio”.
Mencionó que en su vitrina de trofeos tiene un sin número de máscaras que ha ganado a lo largo de su carrera luchistica, así como ha tenido más de 20 campeonatos de varios pesos, “algunos cinturones los he tenido en tres o cuatro ocasiones, de las cabelleras que recuerdo se encuentra la de Los Misioneros de la Muerte, Negro Navarro, El Signo, El Texano, en  Panamá la gané la cabellera al Chamaco Castro y Sergio Valver, cinturones en Japón y eso es gracias a Dios”.
Este gladiador, gracias a su preparación, constancia, trabajo, ha estado más de 50 veces en Japón y ha recorrido casi todo el mundo, llevando la verdadera lucha libre, evoluciones, llaves y contra llaves.
“Me siento muy tranquilo y contento en lo que estoy haciendo, me siento seguro, porque estoy preparado física y mentalmente y siempre estoy entrenando, lo cual me da mucha seguridad, me siento nervioso cuando no lo hago, porque a pesar de que llevo tanto tiempo, mucha gente me dice que ya ni entreno, y claro, como no, aquí en la vida no es nada más llegar sino sostenerse y estar en forma”, dijo.
Por lo que aconsejó a los jóvenes que tienen que continuar preparándose porque subir al ring es un gran compromiso, “entonces, mi preocupación es estar siempre en el gimnasio, lo cual, repito, me da mucha seguridad de tener condición, porque siempre he dicho que hasta corriendo se gana cuando hay condición, pero cuando no, eres un cero a la izquierda”.
Refirió que la lucha debe tomarse como algo suave, como el pez en el agua que va nadando, “entonces hay que ir agarrando las llaves suavecitas y estar relajado, porque si te pones nervioso y duro, te puedes lastimar, por eso siempre he dicho que hay que llevarla suavecito, a estar relajado más que nada”.
Indicó que probablemente la causa de la muerte de algunos gladiadores, puede ser a que no entrenan, “porque la lucha libre es muy celosa, te da, pero así te quita, entonces, yo por ejemplo, entreno diario,  dos veces a la semana levanto pesas y los otros días , doy clases en Polanco en  la Ciudad de México, lunes, miércoles y viernes, entreno con mis alumnos y cuando no lucho corro, brinco, hago tres cuartos, cosas que hacemos que son básicas para la lucha libre, rodadas para adelante, para atrás, siempre lo hago, en mi caso si dejo de entrenar una semana y vuelvo a luchar, amanezco hasta con calentura, pero siempre estoy entrenando, creo que ese es el éxito”.
Aparte de ello, se enfoca en cada una de las llaves, porque día a día van surgiendo, “en una ocasión dije que ya había dejado de aprender y me comí  mis propias palabras porque  es mentira, porque en la vida, en cada minuto que vives aprendes algo y en la lucha es lo mismo, a veces digo aprendí todo y no es cierto,  aprendo de todo el mundo, de mis compañeros, de cualquier luchador que empieza”.
Uno de sus rivales es el Negro Navarro, “es un luchador que es mi coco, cuando me toca luchar con él hasta ni duermo, porque a pesar de que somos casi de la misma edad y que tenemos el mismo tiempo en esto,  es un gladiador que duerme en el gimnasio, está preparándose constantemente, a veces no sé ni de dónde saca tantas llaves, aunque para mi, todos los luchadores merecen un respeto y son grandes, nunca hay que menospreciar al compañero”.
Nació en La Caguayana,  población ubicada en Zacoalco de Torres, Jalisco,  “cuando estuve en mi pueblo trabaje en un  establo, y luego fui merolico y me llevaron a Guadalajara, donde estuve trabajando en el Mercado de Abasto, y después un tío me llevó a la lucha y ahí luchaba El Solitario, El Ángel Blanco y varios, por lo que me dije que iba a ser luchador”.
Fue así que junto con uno de sus primos se hizo a la idea de estar luchando a la siguiente semana, “ y fue que nos dijeron que este deporte es como una carrera que tienes que ir aprendiendo poco a poco y así fui como me hice luchador, y siempre he dicho que para mi la lucha libre fue amor a primera vista”.
De esta manera, paulatinamente, Solar ha ido escribiendo su historia en cada una de las arenas en las que se presenta, dejando con un buen sabor de boca al público que tiene la oportunidad de disfrutar de cada una de sus presentaciones.









No hay comentarios:

Publicar un comentario