miércoles, 1 de febrero de 2017

La mejor lucha del mundo, es la mexicana: Comodín Junior.



Julio César SÁNCHEZ GARCÍA

La mejor lucha del mundo  es la mexicana, han venido al país para llevarse a los luchadores mexicanos para que enseñen cada uno de los secretos de este deporte en otras partes del mundo, destacó Comodín Junior, un gladiador que jamás pensó dedicarse a esta actividad, por lo cual al conocer cada uno de sus secretos, aseguró, la seguirá practicando.
“Antes el luchador mexicano era muy buscado para presentarse en Estados Unidos, Japón, en los 80 y 90 y lo siguen buscando aún todavía, tal es el caso de Juventud Guerrera, el cual si no lo encuentras en la Ciudad de México, está en Alemania, Francia, de hecho, le pagan en temporadas por dar clases, por lo que, reiteró, la lucha libre mexicana, es la mejor del mundo”, indicó.
Comodín Junior inició en el mundo de la lucha libre hace 25 años, a la edad de 18 años, “era un joven que al igual como muchos de los cuales, no teníamos oficio ni beneficio en ese tiempo, por lo que mí padre me dijo que me dedicara a practicar algún deporte, en realidad, no quise ni soñaba llegar a ser gladiador profesional ni algún día pisar el cuadrilátero”.
Recordó, “de niño veía la magia y el juego de las máscaras y me llamaba mucho la atención, pero no para ser algún día luchador, por lo que fui muy aficionado al mundo de las luchas, y al ir creciendo me fui dedicado a otras actividades y cosas”.
Fue un día, en que se encontraba desayunando en un restaurante, el Flechador del Sol, que después fue el Mastín Segundo, coincidieron en ese lugar, “me acerque a él y le dije que lo veía luchar desde pequeño, me gustaba su estilo, por lo que le pedí que si me enseñaba ese deporte, con tan buena suerte que desde un inicio no se negó, al contrario, me dijo que sí, que lo esperará un lunes y que llevara nada más mi short, playera y tenis”.
Fue así como llegó a la cita en la casa ubicada en la esquina de Nuño del Mercado y Miguel Cabrera, “ese gimnasio fue leyenda porque fue cuna de muchos luchadores que algunos hoy en día siguen vigentes, unos ya fallecieron y otros se retiraron”.
Entre los luchadores que fueron sus maestros figuran: Los Mastines, Red Power, Conde Salazar, Olimpus, uno de ellos fue primero Amadeus y después Black Killer, Batman, Llorona Junior, El Monarca, Los Misioneros de Oaxaca, Rigo, Tony y Pepe Cisneros, El Cardenal, Los Pumas Rojos, Los Jíbaros, Los Wayucas, Indio Comanche, Richard Reyes, El Kingo.
“Fueron pura gente recia, con lucha a ras de lona,  ellos fueron mis maestros, con los que dí mis primeros pasos en la lucha libre, donde se estilaba el encuentro cuerpo a cuerpo”, dijo.
Recordó que en una ocasión, se encontraba sentado con el Mastín primero afuera del gimnasio, “fue un Día del Niño, donde Red Power andaba buscando gente para a completar su programa, para el relleno, y le dijo el Mastín que ahí estaba yo, no era mi intención ser luchador, pero en fin, esa ocasión subí con equipo prestado, como era antes, por lo que fui a San Antonio de la Cal, ahí el nombre me lo dio La Llorona Junior, me dijo que subiera como Llorona Segundo”.
Por lo que, continuo luchando en diferentes arenas de aquella época, sobre todo en la Arena San Francisco, como La Llorona Segundo, “mis maestros me dijeron que debía de tener un nombre propio, un personaje, para lo cual tenía la actitud, cualidad, que es lo que se debe tener también para ser luchador, aparte de buen entrenamiento, que yo hiciera al personaje y  no él a mí”.
Por lo que, se acordó que un tío de él se había dedicado al pancracio con el nombre de El Comodín, “de ahí viene mi segundo nombre, El Comodín Junior, por lo que le pedí el nombre y me lo dio y es con ese personaje me quedé vigente y de vez en cuanto subo todavía a luchar con ese nombre”.
Por lo que a lo largo de su carrera luchistica se enfrentó a los mejores gladiadores oaxaqueños, así como a Rey Misterio, Juventud Guerrera, Psicosis, Nicho el Millonario, Winners, Abismo Negro, Fuerza Guerrera, Octagón, Blue Panther, Konnan, Latín Lover, L.A. Park, con todos los que en aquel entonces iniciamos la Triple AAA “en ese entonces, con todos los de los 90, nos dimos unos buenos agarrones  con el Hijo del Perro Aguayo, con un sinfín de luchadores”.
Ganó muchas cabelleras, así como los campeonatos del estado  que poseían los Misioneros de la Muerte, que eran Pepe, Rigo y  Tony Cisneros, así como individuales.
Refirió que la lucha libre actual es más espectacular, “haciendo la comparación con la que se practicaba anteriormente, era más recia, tosca y ruda, tanto el aficionado y el luchador, saben que no hay comparación entre la actual y la de antaño, pero no demerito, mientras a mí me siga gustando la lucha libre y voy a morir con este gusto, la seguiré practicando”.
Finalmente criticó que hay personas que se encargan de distorsionar lo que es este deporte como ciertas empresas, “no voy a decir nombres, pero sí la ridiculizan y le quitan un poco de seriedad, pero la lucha libre es verdad, no es falso, por lo que, mientras empresas y luchadores independientes sigan aún combinando ese espectáculo con la lucha recia, para mí, nunca va a morir y siempre será un buen espectáculo”.















No hay comentarios:

Publicar un comentario