jueves, 4 de mayo de 2017

CASTA DE CAMPEONES.

Julio César SÁNCHEZ GARCÍA.
Los hermanos Wilfrido Joaquín y José Carlos Martínez Martínez, son ejemplo de disciplina, trabajo, constancia en lo que es la lucha olímpica, quienes de quererlo, pueden llegar a ser las próximas leyendas de la lucha libre oaxaqueña, y ser parte de la constelación luchistica mexicana, para lo cual cuentan con el apoyo incondicional de su señora madre Dulce Verónica Martínez García.
Wilfrido Joaquín, mencionó que su pasión por la lucha olímpica, surgió porque desde pequeño a su abuelo Demetrio Ávila Aquino, q.e.p.d., le gustaba ver la lucha libre, y en una ocasión estuvo muy enfermo, por lo que tanto él como su hermano tuvieron que estar en el Internado Ignacio Mejía, donde conocieron esta disciplina.
Fue el profesor Dionisio Arenas Cruz, su primer instructor, el cual actualmente es el presidente de la Comisión de Lucha Olímpica, “de ahí estuve como medio año con el profesor Julio Gómez, de nueva cuenta con Arenas Cruz y actualmente estoy entrenando con el profesor Arturo de Jesús Chávez Ramírez, por lo que cada día voy agarrando más nivel, gracias a los consejos y prácticas que tengo en el gimnasio”.
Ocho son los años en que Wilfrido Joaquín lleva entrenando en este deporte, sin recordar exactamente en cuantos eventos ha participado, ya que se realizan alrededor de siete por año, pero lo más importante es que ha asistido a tres olimpiadas nacionales y va por la cuarta, por lo cual se ha estado preparando arduamente, haciendo algunos sacrificios, pero que bien valen la pena, para seguir poniendo en alto el nombre de Oaxaca.
En las dos primeras fue eliminado y en la del año pasado ocupó el tercer lugar, en esta ocasión espero mejor mi lugar en lo que será la olimpiada nacional, lo pasado no importa, lo que me motiva es estudiar al contrincante, que en la próxima le pueda ganar y me alienta a seguir entrenando más fuerte cada día, porque sé que hay alguien mejor que yo, sin embargo, lo puedo mejorar”.
Para su presentación en las olimpiadas cuenta con el apoyo de hospedaje, alimentación, transporte, por parte de la Comisión de Lucha Olímpica.
Referente a que, si la lucha libre le llama la atención para practicarla algún día, mencionó que sí, “pero ya viéndolo desde el punto de vista en que dices que es circo, maroma y teatro, me apasiona un poco, tal vez algún día podría dedicarme a ella, no puedo decir con exactitud que algún día me voy a dedicar a ella”.
Mencionó que, al estar en la duela para enfrentar a su adversario, siente nervios, los cuales se van calmando conforme pasan los minutos y al momento de luchar, lo hace con la cabeza fría, para hacer un buen combate.
Agradeció el apoyo que ha recibido por parte de su madre Dulce Verónica Martínez García, la cual lo ha apoyado desde que inició en dicho deporte, “ella me ha pagado mis eventos, ha comprado el calzado que se utiliza en este deporte, mis uniformes, lo cual le agradezco mucho a ella, también a mi abuelita Gumersinda García, que me ha apoyado, a todas las personas que me han ayudado les agradezco mucho”.
“Mi hermano también se dedica a este deporte a quien siempre le aconsejó que tenga la cabeza fría en el combate, que no se desespere, que, si se tiene que arrancar un brazo a su contrincante para vencerlo, se tiene que hacer, para no perder el combate”, concluyó.
En su oportunidad, José Carlos, dijo que desde hace cinco años se dedica la práctica de la lucha olímpica, derivado que su consanguíneo así lo hizo en el internado Ignacio Mejía, “después que salimos de esa institución, el profesor nos fue a buscar y fue que empecé a entrenar”.
Al igual que su hermano, a veces se pone nervioso al momento de luchar, pero, lleva la motivación de su mamá y abuelita para salir adelante, “siempre pienso en ellas y es por lo que me meto a luchar; ya he participado en dos olimpiadas y esta que viene será la tercera, en las dos he ganado bronce y voy por la de oro”.
Arturo de Jesús Chávez Ramírez, es su actual profesor, así como Víctor Noé, “con ellos ya llevo dos años y medio entrenando y con esta disciplina me siento muy a gusto porque me quita malos pensamientos y para mi es mejor practicar un deporte que estar de vago por las calles”.
Aconsejó a los jóvenes de su edad, 14 años, a que se dediquen a practicar algún deporte, con el que se sientan más identificados y dejen los vicios para que puedan triunfar en la vida.
Al estar estudiando el segundo grado de secundaria algunos de sus compañeros se sorprenden de que sea luchador olímpico, “me dicen, no manches, no sabía que entrenabas, con razón te tienen miedo, cada quien tiene su manera de pensar, pero me siento a gusto de entrenar”.
Aunque él tampoco está seguro si  se dedicará a la lucha libre, al igual que su familia acude a las arenas y eventos donde se presenta su ídolo que es Chokcman, así como los demás integrantes del “Escuadrón de la Destrucción”, Arkanos y Caballero de la Muerte Junior.
Sin embargo, Fotoluchas  les desea mucha suerte en este hermoso mundo que es la lucha libre, ya que la olímpica, forma parte de la preparación para ser un excelente luchador, lo cual se puede constatar con los maestros Solar y Negro Navarro, entre otros, que se han dedicado a preservar las llaves y contra llaves que han aprendido, a lo largo y ancho del mundo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario